Páginas

lunes, 15 de septiembre de 2014

Cómo hablar con los niños acerca de la muerte

La muerte es un proceso natural de todos los seres vivientes. Todo lo que nace, muere. Sin embargo, si para un adulto es difícil entenderla y aceptarla, cuando hay que explicársela a un niño resulta todavía más difícil.


A pesar de esto, como padres de familia, lo mejor que se puede hacer es responder lo más sencillamente a las preguntas de los niños y no evitarlas, para que el niño comprenda el dolor y pueda expresarlo en el momento y de la forma adecuada.

Un niño menor de 5 años no entiende acerca de la muerte. Sin embargo, dependiendo de la edad,  es entendida por los niños de la siguiente manera:

0 a 2 años:
  •          Se ve como una separación o abandono.
  •        No hay concepto como tal de muerte.


2 a 6 años:

  •    Cree que es reversible o temporal.
  •    Se puede percibir como un castigo.
  •  Existe pensamiento mágico de que los deseos se vuelvan realidad; se puede sentir culpa por haber tenido sentimientos negativos hacia la persona que murió y creer que eso fue la causa de la muerte.

6 a 11 años:
  •         Se da una comprensión gradual del carácter irreversible y definitivo de la muerte.
  •    Se da un razonamiento para tratar de comprender la relación causa y efecto.


11 años o más:
  •        Comprensión de que la muerte es irreversible e inevitable.
  •         Se tiene el concepto establecido de muerte.
Todos los niños manifiestan sus sentimientos de forma diferente. Por eso, los padres de familia deben estar conscientes de algunos comportamientos normales que pueden presentarse durante las semanas siguientes después de ocurrida la muerte:
  • Aumento del apego
  • Desobediencia
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Enojo, irritabilidad
  • Falta de interés en la realización de actividades diarias, incluyendo la escuela
  • Llanto
  • Regresión temporal a comportamientos más infantiles
  • Sentimiento de culpa
Cuando los comportamientos antes mencionados se manifiestan a largo plazo, se niegan o se evitan las demostraciones emocionales, puede ser indicio de necesitar ayuda profesional, para ayudar tanto al niño como a la familia en el manejo del proceso de duelo.

En mi siguiente publicación hablaré acerca de este tema. Hasta luego!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

COMENTA y EXPRÉSATE, TU OPINIÓN ES IMPORTANTE...

Botones compartir "Share this"

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS