Páginas

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Otros trastornos: Parálisis del sueño

Una de mis tías me recomendó que fuera a hacerme una limpia con un señor que conoce, dice que era su vecino. ¿Por qué? Es que le conté que hace dos noches, mientras dormía, me pasó algo rarísimo. 

De repente me encontré tendida en mi cama, pero... ¡No podía moverme! desperté y no sabía que hacer, estaba despierta, podía ver todo a mi alrededor, pero por más que quería gritar ¡no podía!
Fue horrible, me asusté muchísimo. Mi tía dice que se me subió el muerto y que son cosas que pasan cuando alguien te está echando mala vibra. 

Por eso me mandó a hacerme una limpia. ¿Cómo ves? 

La anterior es una conversación que puede ser atemporal, es decir, pudo haber sucedido hace veinte años o ayer mismo. La única diferencia es que el día de hoy, la información y la explicación acerca de casi todo está al alcance de unos cuantos golpes de tecleo y un click... Sólo que aún tenemos dudas acerca de "qué nombre poner a nuestra búsqueda".

El caso descrito corresponde a lo experimentado por una persona que ha sufrido una parálisis del sueño, trastorno del sueño del que sin saber se han dicho e indagado muchas cosas debido a que es una experiencia bastante desagradable, ya que la emoción más recurrente durante la misma es el miedo.

Como varios de nosotros sabemos de primera mano, la parálisis del sueño es más común de lo que podríamos pensar y es tan aterradora precisamente porque no podemos movernos aunque lo intentemos. Y no, no es debido a un espíritu chocarrero que viene a hacernos una travesura al interrumpir nuestro pacífico sueño dejando caer todo su peso sobre nosotros.

Y aunque estamos despiertos cuando esto nos pasa, es un trastorno del sueño debido a que la parálisis es causada por un "desajuste" en nuestras etapas del sueño. Durante la fase de sueño REM (de Movimientos Oculares Rápidos por sus siglas en inglés) es cuando soñamos, por lo que el cerebro "bloquea" todos nuestros movimientos musculares obedeciendo a la autopreservación; es lo que impide que, por ejemplo, salgamos corriendo si soñamos que alguien nos persigue. Con esta información podemos intuir que es lo que pasa si esta fase y la de vigilia (cuando despertamos) llegan a sufrir dichos desajustes.

El resultado es estar despiertos y conscientes, pero paralizados como cuando soñamos. Ahora bien, hay gente que además experimenta alucinaciones hipnagógicas (las que se presentan durante las transiciones del estado de sueño a la vigilia) , lo cual también es común y no es para nada síntoma de un trastorno mental grave.

Este tipo de alucinaciones pueden incluir la sensación de verdaderamente tener algo encima de ti oprimiendo tu pecho, de ser observado mientras no puedes moverte, ver sombras al pie de tu cama o figuras y seres más definidas, o incluso de ser arrastrado fuera de la cama. Dicho en menos palabras, estas alucinaciones pueden ser de tipo auditivo, visual, olfativo, kinestésico y hasta gustativas.

Imagina ¿cuántas de las historias de terror que escuchamos porque le pasó "al amigo de un amigo" o a "alguien que conozco" pudieron haber sido una experiencia de parálisis del sueño?

¿Existe alguna manera de prevenirlo?

Esto no se sabe aún a ciencia cierta, pero el trastorno es relacionado con estrés y ansiedad. Así que podríamos inferir que si tratas de evitarlas, serás menos propenso a sufrir episodios de parálisis del sueño.

De la misma manera, hay algunas fuentes que recomiendan dormir en diferentes posiciones para disminuir su incidencia (evitar dormir boca arriba) o no intentar volver a conciliar el sueño inmediatamente después de un episodio, sino levantarse por unos minutos y despertar completamente para reducir la posibilidad de regresar a dicha situación.

Recuerda... 

Ahora que ya conoces un poco más acerca de la parálisis del sueño, es importante tener en cuenta que lo mejor que puedes hacer es mantener la calma y tener plena consciencia de que estás a salvo y no corres ningún peligro, sin importar el carácter de las alucinaciones o lo prolongado que te parezca el episodio, ya que nuestra percepción del tiempo también se ve alterada.



Te invito a continuar leyendo este blog, ya que si buscas comunicarte con psicólogos en Puebla, aquí podrás encontrar a alguien que te oriente; de igual manera te recuerdo que semanalmente estaré escribiendo acerca de los trastornos mentales.



Psic. Ericka López 
psic.ericka.lopez@gmail.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

COMENTA y EXPRÉSATE, TU OPINIÓN ES IMPORTANTE...

Botones compartir "Share this"

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS