Páginas

jueves, 20 de noviembre de 2014

Tómate un tiempo


tomate tu tiempo


¿Has notado cuánto tiempo le dedicas al trabajo?

Cuando llegas a casa, ¿Platicas con tus hijos?, ¿Platicas con tu esposo/esposa?

¿Conoces qué les gusta?, ¿Qué les disgusta?

¿Recuerdas lo que disfrutabas hacer cuando eras niño?


Estamos tan ocupados hoy en día inmersos en el medio tecnológico y laboral que la vida se nos pasa tan rápido y no nos damos cuenta de que perdemos mucho tiempo en cosas o situaciones momentáneas y dejamos a un lado lo que realmente debería importarnos: la familia.

Ahora, si ya te diste cuenta de lo que ocurre ¡Felicidades! Por detenerte a pensar en esto.
Después, viene lo difícil, ¿Qué hacer al respecto?

Tenemos que volvernos agentes de tiempo, creadores de tiempo. Aprender a optimizarlo al máximo y regalarlo a los demás con el fin de darle sentido a nuestra propia trayectoria como lo menciona Pérez, J., 2005, en "Repensar la familia". Es decir, date tiempo de estar con tu familia: dialoga, escucha, juega con tus hijos. Comienza con 10 minutos diarios y poco a poco verás que te resultará más fácil incrementar el tiempo.


tiempo familiar


Por último, sigue estos pasos:

1. Aprende a escuchar a tus hijos. Dales lo que necesitan (estar contigo y que estés en sus necesidades), te necesitan para afirmar su identidad, recuerda que solo están un tiempo contigo. Aprovéchalos, cuídalos. Muchas veces ellos actúan así porque les damos responsabilidades que no les corresponden. 

2. Pasa tiempo con tus hijos. Sal con ellos “invítalos a tomar un helado” y platica de sus intereses, siéntate y tírate en el piso a jugar con ellos, ensúciate y mójate, vuélvete niño por un instante. Fíjate cómo le hablas. Las malas palabras, los apodos y las ofensas lastiman su corazón. Busca palabras amables.

3. Conócelo. Enséñales a que reconozcan sus errores, al ver cómo reconoces los tuyos (arrepiéntete de cómo lo has tratado o le has hablado si es necesario). Cada niño(a) es especial y tiene sus propios talentos y virtudes, ayúdalo a descubrirlos y busca que los desarrolle al máximo. Que el dicho “Lo conozco como la palma de mi mano, sea una verdad”.


Y recuerda: “El tiempo pasa…¿cuánto más esperarás?”


Gracias por haber visitado nuestro blog Psicólogos en Puebla, un espacio donde podrás encontrar información y orientación; pero también podrás compartir dudas, comentarios y sugerencias. Recuerda que semana a semana estaré escribiendo temas de interés actual respecto a Psicología Infantil. No te los pierdas y ¡Hasta la próxima!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

COMENTA y EXPRÉSATE, TU OPINIÓN ES IMPORTANTE...

Botones compartir "Share this"

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS