Páginas

martes, 20 de enero de 2015

A dormir se ha dicho (Parte I)

En ocasiones los niños están inquietos, molestos, distraídos o  su rendimiento en la escuela o en sus actividades diarias  no es normal y buscamos diferentes explicaciones e incluso a veces, hasta los regañamos por su comportamiento, cuando estas conductas podrían ser causadas por agotamiento o cansancio a falta de un buen sueño reparador.

Por esta razón, en esta ocasión les comparto esta información acerca de la importancia del sueño en los niños, que podrá ayudarlos a practicar buenos hábitos.

A lo largo de un día, nuestra actividad cerebral  va cambiando, dependiendo de las actividades que estemos realizando. Sin embargo, también durante la noche, mientras dormimos, hay cambios importantes en las ondas cerebrales.

El sueño es una actividad cerebral y corporal dinámica en la cual se llevan a cabo una serie de procesos vitales, que contribuyen al bienestar del individuo.

ARQUITECTURA DEL SUEÑO

Durante el sueño se distinguen dos etapas claramente definidas: El sueño REM y No REM. Éstas pueden ser fácilmente reconocibles por los patrones EEG (electroencefalograma), la actividad muscular y cambios en las frecuencias cardiaca y respiratoria, entre otras. 

El sueño REM,  también llamado en los niños pequeños sueño activo o paradójico, se caracteriza por la presencia de movimientos rápidos de los ojos, intensa actividad cerebral, relajación muscular total, frecuencia cardíaca y respiración irregular. Es la fase de sueños vívidos emocionales activos. Se piensa que el sueño REM es el tiempo para asimilar imágenes, reponer y aprender de las experiencias diarias.

El sueño No REM o sueño tranquilo, se divide a su vez en 4 estadios, cada uno con sus propias características:

Estadio 1: Sueño superficial: De fácil despertar. Los ojos se mueven lentamente por debajo de los párpados cerrados. La respiración es calmada y la frecuencia cardíaca es lenta. Después de 10 minutos en este sueño no se recuerda lo que se ha escuchado, leído o preguntado justamente antes de dormirse. Se considera que es la transición entre el sueño y el despertar.

Estadio 2: Sueño profundo. Se considera el comienzo del sueño verdadero. Juega un rol en el aprendizaje y memoria. Hay ausencia de movimientos oculares. Los sueños son raros y no se suelen recordar. Se pasa casi la mitad del sueño en este estadio, y ocurre hacia la mitad de la noche.


Estadio 3-4: Sueño delta o de las ondas lentas: . Llamado así por la presencia de ondas delta ; es un sueño muy profundo. El cuerpo está relajado, la respiración es lenta y rítmica, junto con disminución de la frecuencia cardíaca. El despertar es difícil y si se logra, el niño estará confuso y desorientado. Hay ausencia de movimientos oculares. Ausencia de sueños. En esta etapa suelen presentarse las irregularidades en el sueño tales como: terrores nocturnos, bruxismo y sonambulismo.

sueño en el bebe


FUNCIONES DEL SUEÑO

La principal función del sueño es el descanso, necesario para que el niño pueda enfrentar la jornada del siguiente día. También existen otras funciones como:

  • Mantener la salud física y mental
  • Consolidar experiencias y aprendizaje formal
  • Restaura el equilibrio del sistema nervioso
  • Ayuda a resolver asuntos emocionales reprimidos


Bibliografía:
Rodríguez, A. S., & García, B. R. (2005). Hábitos de sueño en la revisión del niño sano. Bol Pediatr, 45, 17-22.


Gracias por haber visitado nuestro blog Psicólogos en Puebla, un espacio donde podrás encontrar información y orientación; pero también podrás compartir dudas, comentarios y sugerencias. Recuerda que semana a semana, estaré escribiendo temas de interés actual respecto a Psicología Infantil. No te los pierdas y ¡Hasta la próxima! 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

COMENTA y EXPRÉSATE, TU OPINIÓN ES IMPORTANTE...

Botones compartir "Share this"

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS